La Gimnástica Segoviana se desplaza el domingo al difícil campo de El Prado, en Talavera de la Reina, en un encuentro que se celebrará a las 17:00 horas. Los azulgrana tienen hambre de revancha, ya que los manchegos fueron uno  de los pocos equipos que han logrado ganar esta campaña en La Albuera, precisamente con un gol del ex gimnástico Szymanowski, en el minuto 97. De todas formas, la situación no es igual que entonces para los dos conjuntos. Los talaveranos llegan con una dolorosa derrota por 4-0 en Cáceres, mientras que en su último partido en casa hace dos semanas, perdieron 1-2 ante el Badajoz. Por su parte la Segoviana tiene ya la lección aprendida, y afronta con ganas de disfrutar y hacer disfrutar a los aficionados gimnásticos que acudirán en autobús a apoyar a los suyos.

«Talavera es un equipazo, muy bien entrenado que, como a todos nos pasa en este Grupo, depende mucho de las dinámicas. Ahora están pasando por una mala dinámica, pero esto no significa que sea un rival malo. Ni mucho menos».

El técnico se mostraba feliz cuando el miércoles vio cómo pudo entrenar con todos sus efectivos, «lo cual, a estas alturas de la competición, es un milagro», confiesa. Además, el de Cantimpalos corroboró lo que es ya un secreto a voces: «Los partidos se ganan en los últimos minutos», por eso las sustituciones son fundamentales para salir con la frente alta y el corazón tranquilo.

Por su parte, Pedro Astray recordó su excelente actuación del domingo. «Al final hago bien lo que me pide el entrenador, y por eso soy un jugador versátil», declaró el vitoriano. En cuanto al Talavera, «es verdad que ahora lleva una mala racha, pero nos esperamos uno de los partidos más difíciles de la temporada, y de los que más ganas tenemos, por el escenario, por el rival y por la  exigencia que nos planteamos».