El trabajo y la constancia es la seña de identidad de Héctor Oliva desde que llegó al club hace siete temporadas, jugando en las categorías inferiores desde entonces.  Demostrando ser un guardameta de reflejos, sin miedo al juego aéreo, con un buen desplazamiento del balón con los pies y mucha serenidad bajo los palos.

La presente temporada que está a punto de comenzar, será su segundo curso en el primer equipo. “Estoy muy contento por renovar un año más. Estoy muy ilusionado por empezar en una categoría que va a ser muy bonita, pero a la vez muy difícil”, asegura el portero.

Ofrecer el mayor nivel, competir y ayudar al equipo, es un de los retos que el arquero segoviano se fija a nivel personal y sobre todo aprovechar las oportunidades que pueda tener para jugar minutos para tartar de mejorar todos los aspectos técnicos de esta posición tan difícil y para seguir atesorando experiencia en una nueva categoría como es la Primera Federación.