La Gimnástica Segoviana busca su segunda victoria consecutiva, en el complicado campo del Nuevo Vivero de Badajoz, donde jugarán este domingo 26 a las 17:00 horas. Tras una semana intensa de entrenamiento, incluido el partido amistoso el jueves contra la Selección de Castilla y León RFEF, el entrenador de la Segoviana espera «un partido de máxima exigencia». En cuanto al encuentro amistoso, Ramsés Gil acabó «muy contento, ya que es un choque entre semana, ante un rival que no conoces ni sabes como juega, pero ante futbolistas que bien podrían estar jugando en Segunda RFEF. Lo que más e gustó fue el ritmo tan alto que imprimimos».

Volviendo la vista atrás al domingo «era una victoria que nos hacía mucha falta, y que te camba la cara por completo». pero ahora toca el Badajoz, que es un partido vital. No se pueden desaprovechar las oportunidades que te surgen en un escenario tan bonito. Hay que disfrutarlo». En cuanto al rival, los pacenses»tienen una forma distinta de jugar que el Cacereño, con una consistencia mayor en defensa y con dos jugadores muy peligrosos arriba. Creemos que repetirá el once de la jornada pasada. Por eso creo que ambos equipos tenemos las cartas sobre la mesa». La buena noticia en cuanto a la plantilla es la recuperación de Maroto, que tuvo una gran actuación ante el combinado castellano y leonés.

HÉCTOR OLIVA

El joven guardameta gimnástico está pasando por un momento dulce en lo personal. Según confiesa Oliva, «tengo sensaciones muy buenas. Me siento muy a gusto en el campo y disfruto mucho jugando, lo cual me ayuda a estar al nivel del equipo». Este jugador se ha ido haciendo un hueco en partidos importantes, por lo que se ha ganado el cariño de la afición. Así lo admite el portero, consciente de que «en cada partido que juego en casa sé que el público está de mi parte y me quiere. Los chavales de la cantera me ven jugar y eso es algo muy especial para ellos». Además, «en el vestuario siempre me apoyan los compañeros, me dicen que siga así, que las oportunidades siempre llegan», concluyó.